miércoles, 25 de diciembre de 2013

Para los aficionados a la carismática y notafilia.


Se que muchos no tienen conocimiento de la posibilidad de comprar directamente en el central, así que el que pueda que lo aproveche. 
Estos son los billetes que están en venta: 

Comprar billetes y monedas en el Banco central (precios).
El trámite es engorroso porque tenés que ir personalmente a iniciarlo y después te llaman para que vayas a buscarlos. A mi me paso que cuando fuí a buscarlo (una semana después de pedirlos) no estaba el gerente y tuve que volver tres horas después, como estaba haciendo varios tramites no me afectó mucho, pero si venís de lejos especialmente a eso es un garrón. 
Lo bueno de esto es que son todos de baja numeración y con EL MISMO NÚMERO, que pasa a ser tuyo y los próximos billetes que salgan, por ejemplo de 200 pesos vas a poder comprar el billete con ese número 
La contra es que tenés que comprar TODOS los billetes, ahora con las series S y T de 100 pesos, así que al total agreguen $ 200- mas. 
Les dejo una captura de algunos de los billetes que se morfaron mis ahorros: 
Monedas 
El número 00.000.974 es mío y lo tengo en todos los billetes desde 1970 hasta ahora.

Estas son las monedas de plata que están en venta 

billetes 

Nada es barato, pero comparando con el precio de calle si los podes comprar conviene. 
También están vendiendo (todavía) la de dos pesos conmemorativa de Borges y la de dos pesos conmemorativa del central a valor nominal, es decir dos pesos y afuera ya las están vendiendo a mucho mas. 
Por las dudas por precios actualizados entren a la página del central, pichen en mapa y de ahí van a la página que quieran. 
http://www.clientebancario.bcra.gov.ar/default.asp 

Invito a que se unan Co.Nu.Vi. comunidad numismatica virtual 

lunes, 7 de enero de 2013

El Banco Central de la República Argentina



El Banco central creado en 1935 fue creado bajo el gobierno de Agustín Pedro Justo y nacionalizado en 1946
por un decreto firmado por el presidente de facto Edelmiro Farell. 

Los 75 años de dicho acontecimiento, y se conmemora con esta moneda realizada por Casa de Moneda de la 
República Argentina.

Materializada en cuproníquel  que se completa con la serie con acuñaciones en plata y oro.

Moneda de Dos Pesos  es una bella pieza diseñada por en la que se observa en el centro de su anverso 
la puerta principal del Banco Central, ubicada en la calle Reconquista 266, de la ciudad autónoma de Bs Aires.
A los extremos la fecha de la fundación de la entidad bancaria 31 – V – 1935  y 31 – V – 2010.
En su extremo inferior “Banco Central de la República Argentina”. 

A la mitad derecha  del reverso se muestra la cara de la libertad, insignia del banco.
A la izquierda se lee  “2 Pesos” y en su exergo el año de acuñación 2010. 
Diseñada por el Lic. Martín Hernán Miranda de la Gerencia de Planeamiento y Control de Tesoro - 

Subgerencia de Control, Diseño y Numismática de esta Institución.











Características principales:











Metal: Cu 75% Ni 25%
Año: 2010
Valor facial: 2 Pesos ($2)
Diámetro: 30 mm

Peso: 10,4g
Tirada: 995.000 con canto estriado

Tirada: 5.000 con canto liso, presentado en estuche

Emisión total: 1.000.000
                                                                                     



5 Pesos 

Peso: 8,064 gr 
Diámetro: 22 mm 
Metal: Oro 900 (Au 900/Cu 100) 
Año: 2010 
Anverso: la puerta principal de acceso al Edificio sito en la calle Reconquista 266 
Reverso: una vista parcial del isologotipo institucional

1 Peso 
Peso: 25 gr 
Diámetro: 37 mm 
Metal: Plata 900 (Ag 900/Cu 100) 
Año: 2010 
Anverso: la puerta principal de acceso al Edificio sito en la calle Reconquista 266 
Reverso: una vista parcial del isologotipo institucional


  Ceca: Casa de Moneda Argentina                                                              Calidad: circulante




  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


martes, 1 de enero de 2013

Casa Rosada


Casa Rosada
La Casa Rosada es emplazada donde se había construido el Fuerte de Buenos Aires (segunda fundación de Buenos Aires en 1580). Allí se asentaron autoridades coloniales y a partir de la presidencia de Bartolomé Mitre, fue la sede del Gobierno Nacional . Durante el gobierno de Sarmiento se construyó en esa manzana el edificio de Correos y Telégrafos. En 1882, se levantó un edificio gemelo al de Correos para las oficinas del Gobierno Nacional (Arq. Aberg ). El presidente Julio A. Roca decidió unir ambos edificios , obra que le fue encomendada al Arq. Tamburini
La Casa Rosada fue tomada como motivo de ilustración en los reversos de los billetes de 1.000 pesos ley (circulante de 1973 – 1984) y en las dos versiones del billete de 50 pesos que circula desde 1992, cuyos grabados fueron realizados por el artista Jorge Nicastro de la Casa de Moneda de la Nación.
Info:
Museo de la Casa Rosada
Hipólito Yrigoyen 219
http://www.museo.gov.ar
Tel. 4344-3802

Instituto Nacional Sanmartiniano


Instituto Nacional Sanmartiniano
El General José de San Martín había adquirido en el año 1834 una finca en la localidad francesa de Grand Bourg, a siete kilómetros de su residencia capitalina en París. Allí habitó con su familia hasta el año 1848, cuando su enfermedad lo obligó a vender esta propiedad y la casa de París, para instalarse en la tranquila localidad de Boulogne-sur-mer donde falleció en 1850.
En 1941, la señora Manuela Stegman de Otero hizo construir especialmente una réplica de la casa de Grand Bourg, en una escala de tamaño inferior a la original pero respetando la similitud, para donarla como sede del Instituto Nacional Sanmartiniano, en memoria de su difunto esposo, el doctor José Pacífico Otero, fundador y primer presidente del Instituto hasta 1937. El terreno fue cedido por la Municipalidad de Buenos Aires
El reverso del billete de 500 pesos m/n que circuló durante los años 1964 y 1975, estaba ilustrado con la copia de la casa de Grand Bourg en Buenos Aires, grabado por el artista Pietro Nicastro de la Casa de Moneda de
la Nación.
Info:
Instituto Nacional Sanmartiniano
Mariscal Castilla y Alejandro Aguado – Plaza Grand Bourg
http://www.sanmartiniano.gov.ar
Tel: 4802-3311 / 4801-0848

Banco Central de la República Argentina


Banco Central de la República Argentina
El edificio situado en la calle San Martín 275 fue construido en 1876 para ser la sede del Banco Hipotecario de la Provincia de Buenos Aires. Fue realizado por los arquitectos Hunt y Schroeder quienes fueron los pioneros de la arquitectura bancaria en Argentina. La fachada actual es clásica, con importantes columnas griegas, suntuosos revestimientos y escalinatas de mármoles.
En 1944, el reverso del billete de 500 pesos m/n se ilustró con este edificio, lo mismo que el reverso del ejemplar de 50.000 pesos ley, grabado por Adelma Cabrera de la Casa de Moneda de la Nación, que circuló en el año 1979.
Info:
Museo Histórico y Numismático “Dr. José Evaristo Uriburu (h)”
San Martín 275
Tel: 4348-3882 ó 0800-333-0770 (Opción 2)

Casa del General Bartolomé Mitre


Casa del General Bartolomé Mitre
La Casa del General Mitre (hoy Museo Mitre, ubicado en San Martín 336) data de 1875 y le fue regalada al ex presidente por el pueblo de Buenos Aires, cuando finalizó su mandato. Era en su origen una casa de estilo colonial, con los clásicos patios y galerías. Luego se le agregó el piso superior. Allí funcionó no sólo la vivienda del General Mitre sino también el taller del Diario La Nación.
En 1992, en oportunidad de emitirse la línea monetaria pesos convertibles, el billete de 2 pesos estuvo dedicado a la memoria del General Bartolomé Mitre. En el anverso del ejemplar se colocó el retrato del prócer y en el reverso, la propiedad donde habitó hasta su muerte.

Info:
Museo Mitre
San Martín 336
http://www.museomitre.gov.ar
Tel: 4394-8240 o 4394-7659

martes, 30 de octubre de 2012

Casa de Moneda de Buenos Aires 1825

De Birmingham a Buenos Aires
La provincia de Buenos Aires consideró en 1814 la primera iniciativa para establecer una ceca en esta ciudad, y al año siguiente estudió la conveniencia de acuñar monedas de cobre, con dictamen favorable de Damián Castro, justo Lynch y Mariano Tagle, quienes aconsejaron dar a las nuevas piezas el nombre de "argentinos".
El proyecto quedó sin resolver hasta que Juan Martín de Pueyrredón, director supremo del Estado, lo elevó al Congreso en 1818 con una Memoria de Miguel Lamberto de Sierra, quien proponía acuñar 19 millones de monedas de cobre en tres diferentes valores en la ceca de Potosí. No pudo ser, pues ese establecimiento estaba en poder de los españoles. Mientras tanto, la falta de monedas en Buenos Aires se acentuaba; los pulperos y otros comerciantes utilizaban fichas de latón para subvenir a las necesidades del cambio menor.
Durante el gobierno provincial de Martín Rodríguez, su ministro Bernardino Rivadavia obtuvo la anuencia de la junta de Representantes para hacer fabricar en el extranjero piezas de cobre, con el fin de suplir el medio circulante del país, "que es insuficiente en el día". Entonces, octubre de 1821, se instruyó a la casa londinense Hullett Hermanos para que mandasen acuñar 50.000 pesos de la nueva monedas.
Casa de moneda de Robert Boulton
Los valores se habían establecido en 1 y 2 sueldos, al estilo del sistema monetario, francés, con la diferencia de que eran emitidos a nombre de la PROVINCIA DE BUENOS AIRES. Los contratistas se dirigieron a Robert Boulton, famoso industrial especializado en la troquelación de monedas y heredero de la firma Boulton y Watt, inventores de la acuñación a vapor.Boulton, radicado en Soho, Birmingham, estudió la propuesta y sugirió acuñar piezas de igual perfección a la moneda británica de cobre, incluyendo en su presupuesto la confección de los cuños y el envase y traslado hasta Londres. 
Al mismo tiempo envió muestras de la moneda de medio penique que se batía en sus talleres para circular en la isla de Santa Elena, sugiriendo Hullett un diseño similar para los cobres argentinos.
Esta moneda, con las variaciones correspondientes del escudo de Buenos Aires, se tomó como modelo. Así fue como en marzo de 1823 se embarcaron 177 barriles conteniendo cuatro millones de piezas de un décimo de real, que entraron en circulación por decreto del 23 de julio de ese año. Una segunda partida de décimos fue labrada por Boulton en 1823, pero el gobierno suspendió su envío, por la necesidad de "poner lentamente en circulación la nueva moneda".
Estos últimos décimos, que llevan fecha de 1823, fueron embarcados en Londres en diciembre de 1824. Llegaron al país en 1825, en tres remesas que sumaban otros cuatro millones de piezas.  Los cobres porteños de Birmingham muestran en su anverso el escudo de Buenos Aires y son de excelente factura.  Fueron retirados del mercado por decreto del 20 de abril de 1827.
La circulación de los décimos de Birmingham había dejado una buena diferencia al gobierno provincial, que al solicitar a Boulton en 1823 un nuevo presupuesto para la acuñación de oro, recibió del fabricante la sugerencia de instalar una casa de moneda en Buenos Aires, como negocio muy conveniente para el país.  El industrial acompañaba un cálculo aproximado del costo, y proponía instalar dicho establecimiento con maquinarias provistas por él, asumiendo el gobierno el acondicionamiento de un edificio para tal fin.
Con ese motivo se comisionó al ingeniero Santiago Bevans, quien poco tiempo después ofreció tres lugares diferentes como futura sede de la ceca.  Así fue como el gobierno, deseoso de llevar adelante el proyecto, consiguió la sanción de un decreto, el 15 de noviembre de 1824, por el que se lo autorizaba a invertir hasta 80.000 pesos en la compra de maquinarias y útiles para la troquelación de moneda.
John Miers, botánico y metalurgista inglés
En estas circunstancias, febrero de 1825, pasó por Buenos Aires -en viaje de Londres a Santiago de Chile- el naturalista inglés John Miers; anoticiado del asunto, propuso a las autoridades tomar a su cargo la instalación de la ceca, con mayor rapidez y menor costo que el solicitado por Boulton, y ocupándose en persona de los trabajos.
Medalla de cobre labrada para conmemorar el primer ensayo de la maquinaria de la Casa de Moneda de Buenos Aires
Luego de algunas tratativas se concluyó el contrato, por el cual Miers se comprometía a importar de Gran Bretaña cuatro prensas de acuñar, tres máquinas de laminar, una para cortar cospeles y todos los demás elementos necesarios para la ceca.  El gobierno porteño debía, por su parte, construir la casa de piedra, ladrillos y madera donde funcionaría el cuño.
Miers recibiría la suma de 60.000 pesos en tres cuotas, la primera de 12.000 a la firma del contrato, 25.000 al recibo de las maquinarias y el resto al dejar la casa en funcionamiento.
Si bien la ceca iba a ser instalada por cuenta del gobierno porteño, ínterin (28 de enero de 1826) se había fundado el Banco Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata, cuyos estatutos lo dotaban de la facultad de acuñar moneda. Por esta razón las autoridades le endosaron la delicada tarea de abrir y operar el troquel. En noviembre de 1826, se ensayó la maquinaria en presencia de Miers y del Directorio del Banco. A partir de 1827, se comenzaron a emitir las primeras monedas de cobre en los valores de 20, 10 y 5 décimos, más una pequeña de 1/4 de real. Las dos piezas más grandes llevaban un ave fénix entre llamas, con la leyenda circular ARDESCIT ET VIRESCIT. Para la acuñación de los 5 décimos (medio real) se utilizaron como cospeles los décimos de 1822 y 1823, que habían sido desmonetizados, lo que puede observarse por los rastros que aparecen en estas piezas.
En 1827, Miers hizo un segundo viaje a Inglaterra para traer herramientas y útiles y también una nueva máquina, pues la encargada en 1825 había quedado en Río de Janeiro, bloqueada por la guerra argentino-brasileña. Tras su partida, las acuñaciones de la casa continuaron regularmente, pero en 1828 surgieron problemas y el Banco suspendió el trabajo en septiembre, dejando cesante al personal: por esa razón tampoco se hicieron emisiones de cobres en 1829. En agosto de ese año, Miers llegaba con las nuevas maquinarias; las tareas de acuñación se reanudaron en 1830, prosiguiendo en 1831, cuando Miers abandonó el país definitivamente.
Pequeñas partidas de 5 décimos siguieron fabricándose hasta 1835, con cuños anteriores. En esa fecha cesaron todas las operaciones, habiéndose acuñado monedas por un valor total de 448.000 pesos; el edificio quedó a cargo del grabador Pedro Miranda. El Banco Nacional fue disuelto en 1836 y reemplazado por una institución similar llamada Casa de Moneda. Es interesante señalar que una buena parte de aquellas emisiones pasó a la Banda Oriental, especulación que dejaba sólidas ganancias a los traficantes, lo que movió al gobierno a prohibir la exportación de cobres en 1838.
Emisión de cobres federales del valor de 2 y 1 real
En 1840, la escasez de numerario era tan fuerte que el gobierno, por decreto del 11 de febrero, autorizó a la Casa de Moneda a emitir hasta 400.000 pesos en cobres de 2, 1 y 1/2 real. Todas estas piezas llevan la leyenda ¡VIVA LA FEDERACION!
Los troqueles fueron abiertos por el grabador José Rousseau. La acuñación con fecha 1840 continuó el año siguiente, suspendiéndose hasta 1844, en que reaparecieron los cobres, pero únicamente en el valor de 2 reales, batidos sobre delgadas láminas de metal.  
Cuatro centavos de cobre con fecha 1854
La ceca reiniciaría su actividad sólo en 1853, con planchas de cobre remitidas desde Londres: las labraciones abarcan el período de segregación de Buenos Aires. En dicho año se acuñaron monedas de 2 reales, valor que tornó a ser emitido en 1854 -cuando la entidad pasó a denominarse Banco y Casa de Moneda-, 1855 y 1856. 
En 1854 se batió por única vez una pieza de 1 real, hoy bastante escasa. En ese lapso se troquelaron monedas por casi 700.000 pesos, resolviendo el Directorio que, por ser suficiente tal suma para la circulación, se paralizaran las acusaciones.
En 1860, fue reabierta la ceca, emitiéndose unidades de 2 reales con fecha 1860 y 1861. Los cuños, cuya confección se atribuye al artista Pablo Cataldi, serían los últimos utilizados en el establecimiento. Las maquinarias quedaron inactivas en la sede del Banco de la Provincia de Buenos Aires -título del Banco y Casa de Moneda desde 1863-, que en 1867 -al iniciar la construcción de un nuevo edificio- las mandó a los talleres del Ferrocarril del Oeste, donde el material fue depositado a la intemperie, para luego ser vendido como metal en público remate. Así terminó la primera ceca de Buenos Aires.